09/10/17 :: HISTORIA
EL APART FEDERACIÓN CUMPLE HOY 20 AÑOS



El Apart Hotel Federación nace como un proyecto que pretendía acompañar el crecimiento turístico de la ciudad, a dos años de haberse realizado la perforación termal y en momentos en que el desarrollo turístico era incierto, porque se necesitaba de la inversión privada para potenciar el atractivo del Parque Termal. 
Si bien este complejo hotelero fue inaugurado el 9 de octubre de 1997, antes de decidir  esta inversión el grupo empresario - titular del emprendimiento - había realizado una propuesta para explotar lo que luego se transformó en el Parque Termal Federación.
El proyecto del Apart Hotel Federación es concebido en los años 1995 y 1996, cuando el desarrollo termal en la ciudad estaba indefinido, ya que en ese lapso de tiempo la comuna no encontraba el modelo de gestión adecuado para su aprovechamiento. Mientras tanto, pese a que la propuesta de construir un parque termal privado no fue posible, el grupo había quedado constituido y con la inquietud de encarar un emprendimiento grande, para acompañar el desarrollo de Federación que en esos momentos  iniciaba una etapa de transformación y progreso.
La figura empresaria elegida fue la de una Sociedad Anónima, en la cual intervinieron cuatro emprendedores federaenses, interesados en realizar un aporte al desarrollo turístico de la localidad. Fue así que Juan Leonardi, Víctor Leonardi, Ernesto Silvestri y Hugo Racedo se lanzaron en el proyecto “APART HOTEL FEDERACION”, un emprendimiento ambicioso que se construyó en cuatro plantas, desplegado sobre diez lotes que daban hacia calle Paraná, linderos al Parque Termal.
Una de las decisiones cruciales que el grupo  tomaría en aquel momento estaba vinculada con la modalidad de alojamiento que desarrollarían: no fue difícil ponerse de acuerdo y enseguida se decidió que fuera un Apart Hotel. Lo definieron así con la pretensión de lograr unidades amplias, que permitieran mayor confort y posibilidades de expansión en la propuesta.   
A un año de estar funcionando los emprendedores decidieron la construcción del Spa, registrando de esta manera los primeros antecedentes de un proyecto concebido con espíritu de liderazgo, sostenido sobre las bases de la alta hotelería. De esa manera, aquellas instalaciones fueron habilitadas en el año 1998, para lo cual se adaptó un espacio en la planta baja del hotel.
El Spa se transformaría en el primero instalado en la hotelería local y su construcción constituía un elemento distintivo para la oferta del destino que comenzaba a caracterizarse por el relax, la tranquilidad y el bienestar. Este elemento lo posicionaba entre las propuestas hoteleras más importantes del país, con el cual el emprendimiento consolidaba su propósito de acompañar y liderar el desarrollo turístico de la localidad, haciendo competitivo el destino.
Con el sello del buen gusto y un estilo propio, el complejo hotelero fue incorporando atracciones que representaban una verdadera innovación. Con las ventas de artesanías, productos regionales y la muestra de la cultura local, el Apart se distinguía de la oferta tradicional de alojamiento. Esto fue acompañado por la organización de exposiciones artísticas y las funciones de teatro, a cargo del grupo Tavajhú, con la obra “Aquel… mi pueblo”, sobre la historia de Federación, atractivo éste que además de promover el acervo cultural, se transformó en un clásico para los turistas interesados en conocer más sobre la historia y la idiosincrasia local. La propuesta estaba dirigida a turistas, se alojaran o no en el apart hotel.
Para estas actividades se utilizó mayoritariamente la planta baja. Lo que realzó los ambientes típicos de un alojamiento para turistas y los transformó en un verdadero reflejo de la idiosincrasia, la cultura y la identidad local. El estar, el snack, la conserjería y el hall de entrada, reforzaron esa iniciativa y el apart comenzaba a dejar entre los huéspedes un recuerdo que los tiene hoy como clientes que vuelven en cualquier época del año.   
Con estas atracciones el complejo hotelero fue adaptándose a un sistema dinámico, a la altura de las nuevas tendencias, que sin embargo nunca hicieron perder de vista la evolución turística de la ciudad, lo que dio continuidad a los lineamientos iniciales de liderar  cada etapa del desarrollo turístico local.
 
La cooperación como objetivo
Como el aprendizaje en esta materia fue espontáneo, tal como sucedió en todos los aspectos del turismo en la ciudad, una de las iniciativas que le permitió la proyección al emprendimiento fue la participación en la Cadena Hotelera “Star Plus”, lo que le reportó enormes beneficios en la gestión hotelera propiamente dicha. El intercambio con otras empresas de mayor experiencia, el estar al tanto de las nuevas tendencias en la materia, las concepciones actuales del turismo, la oportunidad de promoción y difusión de la propuesta, proveyeron a la empresa un conocimiento valioso, que fue utilizado con inteligencia para el desarrollo del hotel.
La cooperación como estrategia le permitió al emprendimiento un posicionamiento en el ámbito hotelero del país, en lo que la cadena “Star Plus” funcionó como una verdadera puerta para el alojamiento federaense, que lleva ese nombre precisamente como una forma de acentuar su impronta: el ser un proyecto concebido por hijos de esta ciudad y transformarse en el reflejo de su identidad, enmarcado en los parámetros de la alta hotelería.
 
Capacitación
Si en algo se distingue la gestión hotelera en este complejo es en la preponderancia que el grupo humano le da a la búsqueda de la excelencia, espíritu con el cual se trabajó en estos diez años. Esa es la premisa del personal que cumple las más variadas funciones.
El costeo de capacitaciones fuera de la ciudad, la organización de cursos en las instalaciones del apart, el intercambio con personal que trabaja en los más importantes hoteles del país y un perfeccionamiento permanente, forman parte del estímulo que desde la gerencia se brinda a un staff que cuenta con la particularidad de estar constituido, en gran parte, por trabajadores que permanecen desde que se habilitó el hotel el 9 de octubre de 1997.
Los cursos organizados por FEHGRA (Federación Hotelera Gastronómica de la República Argentina), por el gremio gastronómico, charlas, conferencias y capacitaciones específicas son parte de una gestión que procura enriquecer los conocimientos del personal, al tiempo que abre la posibilidad para que se sumen otros actores turísticos del destino, promoviendo el crecimiento de la atención y el servicio turístico de la ciudad.          
    
La piscina y más obras
En esta materia también el Apart Hotel dejó su impronta localista, inversión con la cual se buscó que el turista tenga una opción para el verano. Corría el año 2000 y la ciudad necesitaba traccionar turísticamente en la época estival. Las termas continuaban siendo un llamador para los turistas procedentes de las grandes urbes, pero el agua caliente con altas temperaturas ambientales no resultaban tentadoras. Es así que en aquel año el grupo empresario decide un paquete de inversiones, por medio del cual comenzaba a expandir el uso de la amplia superficie con la que contaba el emprendimiento: piscina y estacionamiento fueron las obras que dieron continuidad a la ampliación física del complejo hotelero.
El perímetro destinado al estacionamiento fue el elemento que completó la secuencia de lo que podría llamarse la estructura del complejo hotelero, el que comenzó con la planta original, continuó con el spa, el desarrollo de atracciones, luego la piscina, para llegar al estacionamiento habilitado en el año 2002, lo que a grandes rasgos conformó la dimensión del proyecto imaginado en el año 1997.
Claro que el espíritu progresista no daba lugar a que las inversiones se detengan. Por eso en el año 2004, los socios del Apart Hotel Federación decidieron la construcción de una nueva torre, que lo transformaría definitivamente en un coloso de la hotelería local, comparable con las mejores ofertas hoteleras de la Argentina. La obra potenció la capacidad del hotel y consolidó su notable estructura que comanda la zona turística por excelencia en Federación.  
 
El diseño
Aquel imponente edificio levantado en el año 1997, fue construido por la empresa COTONEO de la ciudad de Concordia, que trabajó sobre el diseño del arquitecto Brarda de la ciudad de Chajarí. Enseguida se incorporó la arquitecta Elba Taborda, quien daría el estilo a la decoración de los interiores para luego participar, junto a la empresa “Duval Burna Ingeniería”, en la expansión del complejo, interviniendo en el desarrollo del estacionamiento, las reformas de los ambientes y la nueva torre.
En el desarrollo edilicio de esta nueva torre los socios del apart fueron tomando decisiones contempladas en el marco de la hotelería moderna y la legislación actual. Con este  criterio definieron la construcción de una habitación para personas con capacidades especiales. Este parámetro también se tuvo en cuenta a la hora de construir habitaciones diferenciales, identificadas en la jerga hotelera como: “Habitaciones Premiun”.
Al concebir la forma arquitectónica en cuatro plantas se buscaba el aprovechamiento del espacio. Por su parte, la fisonomía de la  fachada, en la que prevalecen los paneles vidriados, propone un contacto permanente con el exterior, tratando de conservar las vistas hacia el lago, hacia la ciudad y las termas, en donde abunda el verde, el sol y el agua. Aquella idea consolidó el propósito de que todas las habitaciones fueran externas, que  las ventanas dieran a un balcón exterior y que la luz y el aire fluya intensamente hacia los interiores.
La ubicación también formó parte de los postulados originales del emprendimiento, la cercanía con el parque termal, la posibilidad de contar con una  comunicación con el mismo y la posición estratégica de los diez lotes originales que integraban la superficie del complejo hotelero, pretendían la interacción con el entorno, lo que se anticipó al desarrollo turístico posterior. 
 
El desafío de crecer
Desde que en 1997 se abrieron las puertas del Apart Hotel Federación, se supo que la oferta de alojamientos en la ciudad se jerarquizaba por el compromiso de un grupo empresario que supo apostar a la excelencia. A la luz está que la experiencia ha sido enriquecedora en un emprendimiento que se destacó por el espíritu de cooperación entre sus actores, desde el personal que realiza la tarea más simple, hasta los empresarios que forman el grupo inversor. Con ese espíritu de cuerpo siguen gestando hoy una propuesta superadora. Es por eso que planifican la construcción de un excéntrico Spa, con normas de calidad que estarán a un nivel internacional, mientras definen la reforma de la Conserjería, espacio éste que fue adaptándose a las etapas de crecimiento, que en los diez años fueron incesantes en la empresa, al cual se le incorporó  servicio de Internet y áreas de Wi Fi. Estos servicios como los proyectos de climatizar la  piscina, brindar el servicio de bar en la piscina - que estaría listo para este verano - y otras tantas innovaciones forman parte de una dinámica que, desde que en los años 95 y 96, cuando fue concebido el proyecto, no se detiene y alimenta el sueño grande de cuatro empresarios que tomaron el riesgos demostrando el aprecio por su pueblo y marcaron el camino de la calidad para un destino que no para de crecer.