09/01/18 ::
Indec confirmará que la inflación de 2017 estuvo muy por encima de lo previsto

Determinará que la inflación de 2017 alcanzaría el 24%, entre 12 y 7 puntos por encima de las metas que había trazado el Banco Central. Además, reflejará que parte de los acuerdos salariales cerraron por debajo de la suba de los precios.
El anuncio oficial del índice de precios al consumidor nacional (IPC) relevado en diciembre, que se conocerá pasado mañana y oscilaría entre el 2,5 y el 3 por ciento, servirá como el campanazo de largada para las paritarias de 2018.

El dato del Instituto Nacional de Estadística y Censos determinará que la inflación de 2017 alcanzaría el 24%, entre doce y siete puntos por encima de las metas que había trazado el Banco Central. Pero, además, reflejará que una parte de los acuerdos salariales cerraron por debajo de lo que fue la suba de los precios.

El Gobierno prevé para este año, paritarias en torno del 15%, como la meta inflacionaria proyectada recientemente, aunque ya hubo una serie de obstáculos que comienzan a minar el desafío. Uno fue la suba del transporte, del combustible, los servicios públicos y de las prepagas.

El otro obstáculo fueron los acuerdos salariales que ya se definieron con aumentos por encima de los pronósticos oficiales. Un caso es el de los trabajadores de entidades deportivas (Utedyc), que pactaron un alza de hasta el 19% en dos tramos y con una revisión en noviembre según la evolución de la inflación.

El otro trato salarial que serviría como parámetro es el de los aeronáuticos. En su rol de empleador, el Gobierno acordó una suba salarial de 17% con los empleados de Intercargo, la firma estatal que se dedica a la atención en tierra de los aviones, y replicó un trato casi idéntico con el personal y los pilotos de Aerolíneas Argentinas. En ambos casos, tanto fuentes oficiales como sindicales admitieron al diario La Nación que el aumento de bolsillo supera el 20%, producto de retribuciones no remunerativas, pagos extras por productividad y otros ítems adicionales. Si bien es la última paritaria de 2017, su período de aplicación abarca casi por completo este año.

Más allá de los casos de Utedyc y el de los aeronáuticos, los acuerdos que servirán como testigos serán el de los bancarios y el de los docentes. En ambos, el desenlace se anticipa hoy incierto y conflictivo.

Con la inflación registrada hasta hoy, el gremio bancario fue el primero en reactivar su paritaria a través de la cláusula gatillo. El trato anual fue de 19,5%, aunque contemplaba un 4% extra en compensación por el pacto salarial de 2016. Las compensaciones se están abonando en tiempo y forma.

El presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, participó hace unas semanas de la reunión paritaria entre las cámaras bancarias y el gremio para avanzar en la discusión salarial de 2018. El ofrecimiento fue de 9% anual, en cuotas. El gremio lo calificó de "inaceptable" y activó paros parciales. Las medidas de fuerza quedaron en suspenso por la intervención del Ministerio de Trabajo, que dictó la conciliación obligatoria cuya caducidad sería el lunes próximo, con la posibilidad de ser extendida por cinco días más. Es decir, hasta la última semana del mes actual difícilmente surjan novedades. Desde sus vacaciones, Sergio Palazzo, jefe gremial de los bancarios, dijo que exigirán otra vez que el acuerdo contemple la cláusula por inflación.

Pasado mañana, con el nuevo dato del IPC, podrían estar en condiciones de activar su cláusula gatillo otros gremios como el de la Sanidad y el de la Alimentación, que cerraron paritarias por 23,5% y 24%, respectivamente.

"Seguramente habrá que reivindicar una cláusula gatillo porque, si el Gobierno fracasa en sus pronósticos, lo que no podemos hacer los trabajadores es perder ingresos y poder adquisitivo", dijo Héctor Daer a Radio El Mundo. Daer es el líder gremial de Sanidad e integra el triunvirato de mando de la CGT.



En el Ministerio de Trabajo no se alertan por la estadística inflacionaria que se conocerá pasado mañana y sugieren que no habrá caída del salario real. "El promedio de cierre del año paritario fue de 22,5%, pero los aumentos de bolsillo incluso fueron mayores, de casi 26%", argumentó un colaborador de Jorge Triaca.

"El 24% que anunciará el Indec va a poner presión, y la perspectiva inflacionaria para los primeros meses será alta por los aumentos del transporte y de las tarifas. Si en el primer trimestre hay una suba de precios de 5 o 6 %, no se sabe cómo será después. Volverá a ser importante la cláusula gatillo", argumentó el abogado Luis Campos, referente del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma. Fuente: La Nación