10/01/18 ::
Graciela Paoli Primer premio en Poesía a nivel provincial

Un nuevo galardón para Graciela Paoli quien acaba de recibir la noticia que ha obtenido el primer premio participando con su poema “Los celestes puros de mi entrerrianía” en el certamen “Gervasio Mendez” convocado por Gente de Letras de la filial Gualeguaychú. Indudablemente es un honor que se lo hayan otorgado y que las letras federaenses puedan exhibir este premio que engrandece a la literatura local.
He aquí la lista de ganadores y el poema premiado
Ganadores Certamen Gervasio Méndez 2017
La Casa de Cultura de Gualeguaychú informó que el sábado 9 de diciembre a las 20:30 hs, en 25 de Mayo 734 de esa ciudad, se entregaron los premios del certamen provincial “Gervasio Méndez”, organizado por "Gente de Letras". La nómina completa de premiados:
Categoría Adultos Cuento:
1º Premio: "Alevín llorón". Seudónimo "Trece". Esteban Michel (Concordia)
2º Premio: "Rebeldía". Seudónimo "Nona". Lidia C. Murúa (Urdinarrain)
3º Premio: "Ese soy yo señor". Seudónimo "Aguamarina". Humberto Oscar Nichea Marignac (Victoria)
Mención: "Presagio". Seudónimo "Amuyen". Ricalde Patricia Cristina (Urdinarrain)
Categoría Adultos Poesía:
1º Premio: "Los celestes puros de mi entrerrianía". Seudónimo "Chicharrara". Graciela Paoli (Federación)
2º Premio: "Aquí, allá, poesía". Seudónimo: "Mara Gala". Elvira María Etchegaray (Concepción del Uruguay)
3º Premio: "Gloriosa reina inmortal San José de Gualeguaychú". Seudónimo: “Paloma”. Laura Angélica Silva Egui. (Concepción del Uruguay.
Mención: "A don Linares Cardozo". Seudónimo: "canción de cuna costera". Guillermo Santos Ledri. (Gualeguaychú)
Categoría Cuento Jóvenes:
1º Premio: "Unas dulces galletitas de miel". Seudónimo "Cuba" Guadalupe Esposito (Urdinarrain)
2º Premio: "Realidad". Seudónimo " Tomy". María Evelyn Grauberger (Urdinarrain)
3º Premio: "El vestido blanco". Seudónimo: "Vale" (Urdinarrain)
Categoría Poesía Jóvenes:
1º Premio: "Y si no me encuentro". Seudónimo “Jade”
 
L0S CELESTES PUROS DE MI ENTRERRIANÍA               
 
 
Y las estrellas tiemblan como párpados blancos en los ojos del agua
Mas un día oímos la voz de la humedad del río subir la sangre,
hasta la luz, y danzar astillándose en los corazones.
Juan Bañuelos
 
 
“Mas un día oímos la voz de la humedad del río subir la sangre”
pero de nada vale poner una coraza
ya uno va inundado de azul y de banderas de agua
y su frescura líquida se eleva en ramas por las venas
dejando en su impronta una aurora de peces
en este suelo que respira por sus branquias
todo el oxígeno de
arroyos,
bañados
tajamares…
En el alma se entretejen sus hilvanes líquidos
y a bocanadas limpias nos va anidando espejos
que nos traen en la voz su aspiración de verso
y en las gargantas un arcano resplandor de guitarras.
Desde que la voracidad del tiempo
fue cancelando cielos sobre los sauces
y que el sol se vistió y desvistió en los espinillos
esa agua…
dejó gárgaras de luz en la savia de los ancestros
y desde la copa de sangre de los abuelos aborigen y gringo
se hizo celebración y brindis en el nieto montaraz
cosido a las correrías de cuchillas y lomadas.
Vibró en los sonidos de vírgenes tinajas
refrescando el monte taladrado de chicharras
en incendiarias siestas con calor de entrerrianía,
se espejó a los pies en saltos de rayuelas
disolviéndose en arrullos de palomas
por senderos de chilcas y mío mío
y abrigó en su seno a Juan, el niño montero,
que llevaba sus pies en carne viva
cuando la calle se lo tragaba a puro olvido
con la cruz de su hambre atravesada en la garganta.
Mas luego el agua con su fulgor de cielo
desdibujada en un rulo de la espiral del tiempo,
como trapecista de circo,
fue atravesando distancias y trascendiendo hacia el mañana
para mojarnos de luz y de memoria
con su melena en transparencias desde los tejados
o en el camino de plata que se escurre entre los sauces
en los celestes puros de mi entrerrianía.