12/01/18 :: VECINOS RECLAMAN ASFALTO Y SERVICIOS
BARRIOS CONDENADOS; EL PRESUPUESTO SE DESTINA A SUELDOS Y NO QUEDA NADA PARA OBRAS

Se trata de  sectores de la ciudad postergados y muchos residentes se sienten olvidados, dado que carecen de respuestas del Ejecutivo y sienten resignación producto de la
impotencia.


  Pasaron varios años y nada les cambió, siguen viviendo entre el polvo que se vuelve irrespirable en estos días de intenso calor, un azote que sufren desde hace décadas, y que pese a reclamos permanentes, no han recibido respuestas y difícilmente la obtengan ya que el presupuesto municipal para 2018 se consume en el pago de los cientos de empleados que sumó Cecco en sus intendencias, restando tota posibilidad de obras.

  Los más dolidos y por ciento los que se merecen respeto desde el Ejecutivo, son los vecinos de calle Mandisoví y los de Gualeguaycito, entre Las Hortensias y Mandisoví, son solo tres cuadras las que caprichosamente la gestión Cecco dejó en el olvido pese a los años que tiene el barrio.
La injusticia es tremenda, ya que los alrededores fueron asfaltados y solo se dejó a estas pocas cuadras. A la Av. Alem la asfaltó la gestión de Abreu por medio de CAFESG, esta gestión también asfalto gran parte de  los barrio Federación I y II. Cecco completó en la gestión anterior las dos cuadras faltantes de Las Hortensias e hizo una cuadra de calle Los Conquistadores y el barrio San Lorenzo, dejando sin ninguna justificación tres cuadras olvidadas, la de Gualeguaycito, donde curiosamente vive la hija del ex intendente Abreu, y dos de Mandisoví. Aquí ya hay cordones cunetas, lo que facilitaría las obras.
En reiteradas oportunidades los vecinos nos hacen el reclamo a quienes estamos en los medios, ya que la gestión Cecco mira para otro lado.
Lo mismo ocurre con los vecinos que están entre el Club Estudiantes y el ex consorcio, aquí  y pese a los años que tiene este barrio que es céntrico, el olvido es mayor, no tienen vereda, ni cordón y solo hay que pasar y mirar para ver lo que les pasa.
Igual reclamo hacen los del barrio Las Casuarinas, donde si hay veredas, pero no tiene cordón ni asfalto, y han visto como las viviendas inauguradas recientemente están mejor urbanizadas que las suyas, pese a los años que llevan viviendo ahí.
Las comparaciones dicen ser odiosas, pero leen que el Chajarí avanzan con obras de asfaltado,  lo mismo ocurre en Concordia, y aquí en los últimos tres años no se hizo una sola cuadra, y lo peor es que el presupuesto está comprometido para el pago de sueldos de cientos de familiares y amigos de la gestión.
La situación no es mejor para quienes viven sobre Av. Eva Perón, la que no tiene un metro de asfalto pese a que está en el corazón de la ciudad y el polvo de todo el día confirma su intenso tránsito.
Esta es una doble vía, lo que demanda mayor inversión que las calles de barrio que son simples y supuestamente más fácil de asfaltas, pero no para la gestión Cecco.