05/06/18 ::
Un inspector municipal también quedó detenido en la causa por narcotráfico que tiñe al municipio de Paraná











Tras las detenciones del concejal Pablo Hernández y la funcionaria de la comuna, Griselda Bordeira, en el marco de la causa que investiga presuntos vínculos del gobierno municipal con la banda narco que comanda Daniel “Tavi” Celis, en el juzgado Federal siguieron las indagatorias del inspector de Tránsito, Alan Nicolás Viola, y de otro trabajador municipal, Ernesto Ramón González. González, es la persona que en los cuadernos encontrados en la casa de la pareja de Celis, Luciana Lemos, figuraba con un apodo parecido a “Gonza”. Producida su declaración, se dispuso que González se retirara sin ninguna restricción a la libertad ambulatoria y con las mismas obligaciones que el intendente Sergio Varisco, que fue el primero en declarar en la mañana del lunes. Distinta fue la situación del inspector Viola, quien aparece en las escuchas y otros elementos probatorios existentes en la investigación judicial. Tras hacer su descargo, el juez Leandro Ríos ordenó su detención y traslado a la cárcel de hombres de Paraná. Para este martes, en tanto, están programadas las declaraciones indagatorias de Eduardo Humberto Celis, Nahuel Jonatan Eduardo Celis, Wilber Figueroa Lagos, Juan Manuel Gómez y Jonathan Heintz. El miércoles sería el turno de la mujer de Celis, Luciana Lemos. La jornada del lunes fue de intensa actividad en el Juzgado Federal que encabeza el juez Federal Leandro Ríos. Desde las primeras horas de la mañana comenzó la ronda de indagatorias en el marco de la causa en la que están imputados junto al intendente de Paraná, Sergio Varisco, por los presuntos vínculos entre el gobierno local y la banda de narcotraficantes comandada por Daniel Tavi Celis.

El primer indagado el presidente municipal, después fue el turno de Hernández y en tercer lugar hizo lo propio Bordeira, tras lo cual se ordenaron las detenciones

Móviles del Servicio Penitenciario de Entre Ríos esperaron afuera del edificio judicial, por donde salieron esposados los dos funcionarios municipales, según registró ANÁLISIS DIGITAL.

Ambos son sindicados como nexos entre el municipio y la banda narco. Cuando Bordeira era subida al móvil penitenciario, algunas personas agredieron a personas de prensa con cámaras. Fueron rápidamente calmados por agentes policiales y por el secretario de Seguridad Comunitaria, Ricardo Frank, presente en el lugar.

Posteriormente continuaron las indagatorias del inspector de Tránsito, Alan Nicolás Viola, y de otro trabajador municipal, Ernesto Ramón González. González, es la persona que en los cuadernos encontrados en la casa de la pareja de Celis, Luciana Lemos, figuraba con un apodo parecido a “Gonza”. Producida su declaración, se dispuso que González se retirara sin ninguna restricción a la libertad ambulatoria y con las mismas obligaciones que el intendente Varisco.

Distinta fue la situación del inspector Viola, quien aparece en las escuchas y otros elementos probatorios existentes en la investigación judicial. Tras hacer su descargo, el juez Leandro Ríos ordenó su detención y traslado a la cárcel de hombres de Paraná, consignó Uno.