14/05/19 :: EL REGRESO DE CRESPITA, HUMORISTA FEDERAENSE
INSPECTOR "ROVILE SAGAZ" : CASO 1 MUJER CON PISTOLA

El Renault 12 atravesaba la ciudad más veloz que un caracol joven. Mientras el inspector Rovileo Sagaz y el cabo Farinato Cortina se dirigían a la comisaría escuchaban la radio.  Los noticieros repetían la noticia una y otra vez: "Mujer azota la ciudad con sus robos" "De día o de noche su actividad no decrece" "Desaparece con increíble facilidad"
En ese momento la radio perdió la sintonía  por falta de maza, el chasis del Renault 12 estaba un poco herrumbrado, así que sin radio, el inspector decidió contarle un cuento a su ayudante:
Están dos murciélagos colgados cabeza abajo, y uno le pregunta al otro
-¿Cuál fue el peor día de tu vida?
-¡El día que tuve diarrea!… ¿Lo entendió cabo?
-Si claro.
-A los pocos minutos llegan  a la dependencia policial, el inspector se quita el sombrero y se coloca sendas patillas autoadhesivas. Siempre había querido tenerlas pero no le crecían así que había decidido comprarse un par. Les quedaban muy lindas a pesar de que eran de plástico pero el las lucia con orgullo. En el pasillo se cruza con el jefe policial y este lo para con brusquedad.
-¡Inspector! Ya estará enterado por las noticias. Somos el hazmerreír del pueblo. Necesito que atrape a esa mujer. SI o SI
-No se preocupe señor. Déme doce horas y lo haré.
-Mas vale que así sea o le haré tragar sus…pero ¿Y eso que es?
-Patillas señor. Vio que bonitas…y como dijo Peliquero, las conseguí ¡por moneditas!
-¡Pero por favor Rovileo, déjese de pavadas!
-Y no va a decirme nada de la rima señor…bonitas…moneditas…
-No me haga perder el tiempo. Usted parece ser un hombre inteligente. No lo es, pero lo parece así que comience a trabajar.
-Inspector-dijo pensativo el cabo Cortina ¿No habrá sido Pérfido Perfidio?
Rápidamente salieron a cumplir con su trabajo y toda esa mañana, Rovileo Sagas se dedicó a interrogar a los damnificados por la delincuente. Los testimonios eran muchos y variados. Que entraba a cara descubierta, que lo hacia a cara tapada, que los apuntaba con un revolver, que los increpaba violentamente, que ingresaba cuando no había nadie, que ingresaba cuando había gente, que lo hizo de día o que lo hizo de noche. Con toda esa catarata de datos era muy difícil  obtener un patrón de conducta y al inspector solo le quedaban unas horas para cumplir su promesa de resolver el caso en doce horas. Pero se tenía confianza, ese curso de autoayuda había forjado su carácter aunque el lo había hecho creyendo que era un curso para reparación de vehículos.
Después de recorrer casi toda la ciudad entrevistando a las victimas se dirigió a la oficina del jefe y mientras extendía la mano con un papel le dijo:
-Señor, aquí tiene nombre y dirección del ladrón. Ya puede detenerlo.
-¿Como detenerlo? No será detenerla?
-No señor como bien titulo el pasquín local "mujer con pistola" es acertado y en doble sentido.  El maleante era un hombre vestido de mujer.
 El Jefe policial se recostó en su sillón y pregunto:  ¿Como lo supo?
-En fin, una de las primeras victimas declaró que sintió un intenso aroma a perfume "International Azul" indicio claro de que era hombre y además  de edad madura.
Otro testificó que encontró en su jardín huellas de zapatos numero 44. Ninguna mujer calza ese número. El dueño de un restaurante  informó que luego de atarlos, el atracador les pidió para ir al baño y curiosamente se dirigió al de caballeros. La dueña de una farmacia  dijo que le pareció ridícula la combinación del color de las uñas y el maquillaje de los pómulos. La encargada de un kiosco relató lo extraño de ver a una mujer con bigotes  mas teniendo en cuenta que no había ningún circo en la ciudad. Con toda esa información seguimos a un sospechoso y  lo vimos salir de Pilchería Jamaica con un camisón y una blusita con volados. Cuando lo interrogamos no pudo justificar esa compra pues el era soltero.
-¡Maldición Inspector, como no se me ocurrió antes! ¡Lo ha hecho de nuevo! Dijo eufórico el cabo Farinato Cortina.
Y una vez mas el Inspector Rovileo Sagaz cumple con su trabajo y nos deja una valiosa enseñanza:
Nadie saldrá impune
Vistiendo una camisola
Ni hombre con arma blanca     
Ni mujer con pistola