07/08/19 :: Un año y medio sin bajar de 2
La inflación de julio volvió a quedar arriba de 2 por ciento

El índice de precios al consumidor del mes pasado se ubicó entre 2,2 y 2,7 por ciento, según mediciones privadas. Desde febrero de 2018 que no baja de los 2 puntos. 

La inflación de julio volvió a quedar por encima del 2 por ciento por décimo octavo mes consecutivo. Fue de 2,4 por ciento, según un promedio de consultoras privadas. El dato es apenas tres décimas inferior al de junio, donde la suba generalizada de precios fue del 2,7 por ciento, según el Indec. A pesar del congelamiento de precios en un año electoral, la prometida desinflación no se produce. La última vez que el índice de precios comenzó con 1 fue en enero de 2018. Los analistas coinciden que el impulso en julio estuvo dado por los aumentos en el rubro salud y por factores estacionales como el turismo de vacaciones de invierno. Además, durante los últimos días del mes subió el tipo de cambio. El dato oficial del Indec se publicará el jueves de la semana próxima, después de las elecciones primarias.


En julio la inflación fue del 2,5 por ciento, según el Índice de Precios al Consumidor que elabora la consultora Orlando Ferreres y Asociados. Con este resultado, subió 53 por ciento en forma interanual y suma 24,6 por ciento en los primeros siete meses del año. La cifra ya supera a la estimada para todo el año durante la sanción del presupuesto 2019, que se preveía que fuera del 22,4 por ciento.
Según la estimación de Ferreres, la dinámica del nivel de precios de julio estuvo impulsada principalmente por la evolución del rubro de Alimentos y bebidas, el cual creció un 2,5 por ciento. Los rubros que registraron las mayores subas del mes fueron esparcimiento (3,9 por ciento) y salud (3,6 por ciento). Además, otro rubro que incidió de forma significativa fue Transporte y comunicaciones, el cual registró una variación del 2,5 por ciento mensual. En cuanto a los bienes y servicios regulados, crecieron a un ritmo del 2,1 por ciento, producto de los aumentos en prepagas y taxis.
Por su parte, el Relevamiento de Expectativas del Mercado que realiza el Banco Central en base a consultoras privadas arrojó una estimación del 2,4 por ciento para julio. El dato significa una tasa de variación inferior a la registrada durante el primer semestre del año, donde fue de 3,4 por ciento el promedio mensual. Para 2019, los analistas consultados por el REM estiman que la inflación será del 40 por ciento, con un dólar a 50 pesos en diciembre. “Se espera que en el segundo semestre la inflación alcance el 2,1 por ciento en noviembre, sosteniéndose en ese nivel hasta enero de 2020”, detalló el informe.
El dato de inflación es aún más alto según Consumidores Libres. Héctor Polino, representante de la entidad, informó que el seguimiento de precios de una canasta de 38 artículos arrojó un aumento del 2,67 por ciento el mes pasado. De esta forma, la llamada canasta básica de alimentos acumula desde enero una suba del 29,21 por ciento. El seguimiento, efectuado en cuatro barrios de la Ciudad de Buenos Aires, muestra que aumentaron 26 productos, 9 bajaron sus precios y 3 se mantuvieron sin variaciones. El rubro que más aumentó desde enero hasta hoy fue la carne.


 


Según el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala, el Índice de Relevamiento de Precios registró una suba del 2,2 por ciento mensual en julio y alcanzó un alza del 51,3 por ciento en términos anuales. Atribuye las causas a la suba en atención médica y salud (5 por ciento), ante un alza de las cuotas de medicina prepaga y el sostenido aumento de los medicamentos, y a esparcimiento (4 por ciento), por motivos estacionales. “La inflación permanece en niveles muy elevados y no consigue converger hacia los niveles pre-devaluación”, concluye el informe de ITE. Además, adelanta que en agosto podría interrumpirse el “incipiente proceso de desinflación” por la volatilidad del mercado cambiario durante las últimas semanas de julio y la primera de agosto. También habrá un nuevo aumento de las prepagas el mes que viene.
La esperada desinflación parece no llegar, pese a que en abril el Gobierno anunció un paquete de medidas para congelar las tarifas de luz, el transporte, el precios de los alimentos y la telefonía celular.