03/12/19 ::
SENTIDO HOMENAJE A KITA ROLLANO

Este lunes se realizaron los actos previstos en el homenaje a Kita Rollano en el aniversario de su muerte, una persona destacada en lo social, en lo educativo y con fuerte arraigo en la literatura.
El primer escenario del homenaje fue la Escuela Normal Sarmiento, donde con la presencia de familiares y amigos, hubo emociones desde las palabras de Alejandra Di Gresia, hasta el descubrimiento de una placa y la lectura de uno de sus poemas por parte de su nieta Malena.
Se continuó en la Biblioteca Popular Rivadavia, donde los escritores del grupo Lucerías hicieron el homenaje a su estilo, entre poesías y música, generándose un clima ideal para la ocación.
 
Las palabras; Homenaje a Kita

Es un orgullo estar reunidos para poder destacar la figura de nuestra querida Kita. Y digo nuestra porque así la sentimos quienes tuvimos la inmensa dicha de ser sus alumnos en la secundaria, y los que pudimos compartir con ella partes de su recorrido de vida tan rica como movilizante.
Kita, una persona que ha dejado profundas huellas en nuestra comunidad.
 
Muchas generaciones de  jóvenes, ahora adultos, la conocieron como Profesora en esta Escuela Normal;   los más niños, como directora de la Escuela privada Nº 85 “Domingo F. Sarmiento”. Muchas docentes recibieron sus clases en las que compartía además del saber pedagógico, su experiencia en el aula que era lo más valioso.
 
Fue mi profesora de Literatura, y –seguro- mi inspiración para estudiar letras. Más tarde, fue  mi colega en esta querida Escuela. También fue la mamá de Silvana, la amiga entrañable de mi hermana. Fue además mi compañera de viaje a Bariloche como profesoras, acompañando a un grupo de estudiantes, y de ese viaje la anécdota es  que nos despertaba de madrugada, sin proponérselo, porque   las palabras y los sentimientos se le atoraban en la punta de los dedos y tenía que volcarlos por escrito, aunque la búsqueda del papel y el lápiz despertara a sus compañeras de habitación. 
 
Fue la escritora que emocionaba, la que escribía sin trabas, sin miedos, confrontando ideas, haciendo pensar. Fue la mujer solidaria que pensaba en los demás y actuaba en consecuencia cuando había que ayudar.
La  forma en que leía era única, enamoraba a los que la escuchaban, su tono de voz nos hipnotizaba, nos trasladaba. Degustaba cada palabra, cada imagen, lograba provocar nuestra emoción. Actuaba las poesías, cambiando el ritmo y el volumen, proyectaba su energía y nos conmovía. Si entrecierro los ojos,  puedo escucharla todavía…
 
Kita abría puertas, se brindaba con una generosidad inmensa. Como docente fue una adelantada a su tiempo: daba clases de Educación Sexual mucho antes de que se hablara de ello en las escuelas. Cuidaba a sus alumnas de 7mo grado y con mucho compromiso y responsabilidad les hablaba del respeto de su cuerpo.
 
La pasión con la que encaraba cada actividad que realizaba era contagiosa.
Pasión por la enseñanza, por la literatura, por la escritura, por temas de psicología…Ese entusiasmo la llevaba a desarrollar lo que le gustaba, con una personalidad que no intimidaba, a pesar de su vehemencia, sino que invitaba a seguirla, seducía con sus acciones y con sus palabras.
 
La recuerdo elegante, exquisita, mundana, de sombrero (solo ella podía llevarlos con tanta naturalidad y ¡qué lindos le quedaban!) En mi memoria la veo feliz, entusiasta, orgullosa de sus hijos y adorando a sus nietos.
Su solidaridad y sentimiento humanitario la encauzaron en su proyecto más sentido: el de ofrecer a las madres trabajadoras un camino que les permitiera la dignidad del trabajo, así surgió la creación de la guardería maternal El Principito. Para Federación fue un emprendimiento innovador que abrió un camino  a las mujeres.
La caracterizó una insaciable curiosidad por descubrir el mundo, por tratar de llegar a lo profundo de las cosas, por conocer la esencia de las personas…
 
Por ello, de  esta forma colectiva, seguiremos manteniendo viva su memoria. Está presente en cada alumno que admira a su profesora, en cada madre que vela por sus hijos, en cada docente que se preocupa por sus estudiantes. Kita, ¡siempre viva en nuestros corazones!
Alejandra Di Gresia



Trayectoria de KITA ROLLANO
 
Brunilda Angela Marina Rollano, más conocida como Kita, nació un 31 de mayo de 1941 en Federación (Entre Ríos).
Sus primeros años de educación inicial se completaron en el Hogar Francés  de la Congregación de las Hermanas del Niño Jesús, de la ciudad de Buenos Aires (con internado e idioma francés a turno completo).
Los estudios secundarios y terciarios fueron cursados en la Escuela Normal Superior de Concepción del Uruguay, dónde obtuvo el título de Maestra Normal Nacional.
Luego de cursar algunas materias de las carreras de psicología (en la provincia de Córdoba) y abogacía (en Buenos Aires), regresa a la provincia de Entre Ríos donde se recibe de Licenciada en Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional del Litoral.
Incursionó en todos los niveles de la enseñanza oficial (primaria, secundaria, terciaria y universitaria en ámbitos tanto públicos como privados)
Fue directora de la Escuela Privada “Domingo Faustino Sarmiento N° 85, profesora de las materias; Psicología de la Adolescencia, Castellano y Literatura y Filosofía, de la Escuela Normal “Domingo Faustino Sarmiento” de la Ciudad de Federación.
 
Se jubiló como supervisora de escuelas de la enseñanza privada  del Departamento de Concepción del Uruguay, a los 55 años
.
Al poco tiempo regresó a la actividad docente como titular de la cátedra Metodología del Estudio en la Universidad de Concepción del Uruguay (en la flamante carrera Técnico Foresto Industrial, filial Federación). Allí, también ejerció el cargo de Directora de la carrera.
En 1986 se crea el Profesorado para la Enseñanza Primaria en Federación, y allí daba las materias "Ética y Deontología Profesional" "Teoría de la Educación" y "Administración y Organización Escolar". Además había colaborado en su formación y planificación de manera muy activa.
 
En su corta actividad política partidaria fue fundadora de la Juventud Radical de Federación y luego pasó a las filas de la Democracia Cristiana, movimiento político por el cual  es electa concejal durante la presidencia de Arturo Umberto Illia.
Al final de su vida desarrolló a pleno su gran pasión por la poesía. Fundó el grupo literario “Lucería” y publicó los siguientes poemarios; “Pan de Lunas” (1994), “Fuga en Luz” (1996), “Y brotó la palabra” (1998) y “Voces de Pájaros y Sueños” (1999).
Anteriormente con el “Club de Poetas”,  había publicado en los “Anuarios de poetas contemporáneos 1979, 1980, 1981(Ed El Ateneo).
Incursionó en la radiofonía local como conductora y productora del programa “Río de Pájaros y Sueños” y colaboró para el programa “Momentos para el corazón”, ambos emitidos por FM Paisaje.
Dio clases hasta el día en que una oculta enfermedad la aqueja sin preaviso y es internada en la Clínica Modelo de Paraná dónde fallece diez días después,  el 2 de diciembre de 1999.
Nunca en sus casi 40 años de trayectoria docente tuvo la necesidad de impartir observaciones o amonestaciones a sus alumnos del nivel medio.
 
Guardería  “El Principito”
La gran obra de su vida sin dudas, fue la fundación privada de la Guardería Maternal “El Principito”
En su objetivo primordial este espacio para la niñez nace de la necesidad de salvaguardar a los niños y niñas de madres solteras o empleadas del servicio doméstico  de bajos recursos.
Sin presupuesto estatal, ni espacio propio la Guardería inicia sus actividades en la Escuela Privada N° 85, con dos maestras jardineras y una cocinera con contratos provinciales.
En el año 1980 Brunilda Rollano es cesanteada sin causa por el Gobierno de facto de Jorge Rafael Videla y al perder la condición de Directora de la institución la Guardería queda literalmente en la calle.
Luego de infructuosos intentos de lograr la colaboración por parte de las autoridades locales y la parroquia para obtener un nuevo lugar, la Guardería continúa sus actividades en el domicilio particular de Rollano, hasta que un pastor evangélico ofrece el espacio de su templo para recibir a los niños del Principito.
En el año 1984, ya en democracia y con la hermana de Brunilda (María Beatriz del Rosario Rollano), en la intendencia de Federación, la guardería logra obtener un terreno propio y los fondos provinciales para la construcción del  local definitivo, desarrollando sus actividades hasta el día de hoy en las inmediaciones de Las Magnolias y D Angelo, de la Nueva Federación.