09/09/20 ::
Una protesta con armas reglamentarias y patrulleros

La Quinta de Olivos está rodeada por decenas de patrulleros que ensordecen con el ruido de sus sirenas prendidas. Los autos de la policía bonaerense no paran de llegar, estacionan a 45 grados sobre la avenida Maipú, los policías se bajan envalentonados mientras se sacan las boinas y las agitan en el aire. Todos portan su arma reglamentaria. El panorama es amenazante. En el portón de entrada de la residencia donde vive el Presidente junto a su familia, una ronda de uniformados toca los redoblantes y agita banderas argentinas. Enfrente, algunas señoras del barrio con carteles y cacerolas se suman al reclamo. A pesar de que ya desde el día anterior el Gobierno había confirmado que habrá aumento salarial, cuando un efectivo es consultado por Página/12 indica que “eso no nos sirve, venimos muy retrasados. Queremos cobrar 60 mil pesos”. ¿Por qué ahora el reclamo? "Antes, con los mismos jefes, si reclamábamos nos sancionaban”, explica.