19/11/20 :: Y VAN...
OTRO MAMARRACHO RADICAL, QUISIERON DESIGNAR CIUDADANAS ILUSTRES A SUS FAMILIARES, SIN NINGÚN FUNDAMENTO


Expusieron e ilusionaron a un grupo mujeres sin fundamentar su verdadero rol en la comunidad, todo por nombrar a familiares, una vieja práctica heredada del  cequismo.
Concejales radicales “jugaron” con el nombre de mujeres que al principio de los 80 integraron una comisión de apoyo al naciente asilo de ancianos, sabiendo que no contaban con documentación que respalde la declaración de “Ciudadano ilustre”, igualmente dictaminaron aun conociendo que no sería aprobada la ordenanza , lo que finalmente ocurrió.
La engañosa movida radical estaba teñida de nepotismo, lo que fue bandera en las últimas gestiones de Cecco.  Entre las nombradas en la propuesta para la designación, figuraban la madre de la edil Vera L. Ferrando, y la madre de la concejal María Marta Cecco.
Al margen de esto, la ordenanza que establece las figuras de Ciudadano Ilustre y Ciudadano Destacado  se aprobó en el presente año apuntando a proteger las designaciones, lo que venía siendo vapuleado en los últimos años, sin tener ningún sentido dichas figuras.
El apoyo de la totalidad de los miembros de Concejo, es la vara más alta para definir las declaraciones, para lo cual es necesario sumar documentación, cuando la propuesta no es tangible como ocurrió con Adhemar Dri, primera persona reconocida, o este jueves con Alicia Rovira de Batalla.
El radicalismo busco primero con 4 nombres, como no aportaron documentación respaldatoria y ante el rechazo adelantado,  agregaron más nombres, como si haciendo más bulto tendría algún sentido la ordenanza, y hasta incluso sumaron a la actual responsable del Asilo, la incansable “Peco”  que no se relacionaba con los otros nombres de los años 80. Esto fue “usar” a personas de bien, a las que expusieron innecesariamente aún sabiendo que la ordenanza sería rechazada.
Hubo otras “agachadas” buscando el cambio “de figuritas”, pero sin complicidad, se optó por ir al rechazo de los nombres presentados sin ninguna razón lógica.
Tres votos negativos salvaron se bastardee a una ordenanza que intenta un reconocimiento justo y meritorio, y no un intercambio de chupetines como venía ocurriendo.